Presagio de Carnaval BODOC, Liliana


BODOC, Liliana. Presagio de Carnaval - 2a. ed - Buenos Aires : Norma, 2009.
ISBN 978-987-545-575-7

Indización Juridica

BIENESTAR SOCIAL > VIOLENCIA FAMILIAR
DERECHO CONSTITUCIONAL > IGUALDAD ANTE LA LEY / VALOR JUSTICIA
DERECHOS HUMANOS > VIOLENCIA CONTRA LA MUJER / DISCRIMINACIÓN
DERECHO CIVIL > OBLIGACIONES Y CONTRATOS > DAÑO MORAL
DERECHO PENAL > INSTIGACIÓN A COMETER DELITOS

Vinculación:

Obra dramática en la que con sutileza se describen lugares comunes que constituyen una constante en casos de violencia de género, y que de manera cruda refleja el lenguaje de la discriminación y sus consecuencias.

Citas textuales:

–      “Unas cuadras después, sin decir nada, se desvió del camino. Ángela entendió enseguida.

–      Hoy no…tengo una clase importante. Nos van a enseñar todo tipo de escotes.

–      Renzo se rió. Parte de la harinilla que Mijaíl le había provisto ya andaba por dentro, provocándole el temperamento:

–      ¡Todo tipo de escotes! –Renzo la miró apenas-, Eso sí que es jodido,¿no Ángela? Aprobás “Escotes I”, “Escotes II”, y después te vas becada a Harvard, o ala NASA” (p. 65).

–      “Fue en medio de esa abstracción que Renzo descubrió al yuyero.

–      ¿Qué mira el boliviano?

–      Nada. No mira nada –Angela lo tomó del brazo para distraerlo-. Al final no estás escuchando lo que te digo.

–      Renzo se levantó del banco y empezó a caminar con Ángela detrás pidiéndole que se tranquilizara, que el pobre Sabino no les había hecho nada.

–      Ahora resulta que es el pobre Sabino…¿Y desde cuándo es Sabino ese boliviano de mierda?” (p. 92).

Interrogantes:

– ¿Qué alcances tiene la protección legal contra la discriminación en la actualidad? ¿En qué medida ha variado a lo largo de los años?

– ¿Qué tratamiento legal se asigna a la violencia de género y a la violencia doméstica en nuestro país?

– Comentarios

1.- “Discriminar”, de acuerdo a la definición de la Real Academia Española (22ª. Edición) es “Seleccionar excluyendo”, y asimismo “Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc.”. Se trata de una conducta que podríamos calificar de inherente  a la condición humana, y a su vez, de indiscutiblemente reprochable  a la luz de los valores sociales vigentes en la actualidad.

Esos valores han impactado directamente en la ley, en las políticas públicas y en la administración de justicia. Así por ejemplo, en el año 1988 se sancionó en la Argentina la llamada Ley Antidiscriminatoria 23592 (BO 5/IX/1988), que dispone: “Quien arbitrariamente impida, obstruya, restrinja o de algún modo menoscabe el pleno ejercicio sobre bases igualitarias de los derechos y garantías reconocidos en la Constitución Nacional, será obligado, a pedido del damnificado, a dejar sin efecto el acto discriminatorio o cesar en su realización y a reparar el daño moral y material ocasionados” (art. 1o.). Y detalla luego que dicha disposición, considera particularmente los actos u omisiones discriminatorios determinados por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos.

A su vez, en 1995 y mediante la Ley 24.515 se creó el El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), que actualmente funciona bajo la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos dela Nación, y despliega una extensa actividad en la materia.

Y las intervenciones judiciales referidas a la protección contra el trato discriminatorio se han extendido francamente en los últimos años, como surge de variadas  decisiones dela Corte Suprema de Justicia dela Nación, entre las que podemos citar:

EXTRANJEROS.IDONEIDAD. IGUALDAD. NACIONALIDAD.

“Cuando se impugna una categoría infraconstitucional basada en el “origen nacional” corresponde considerarla sospechosa de discriminación y portadora de una presunción de inconstitucionalidad que corresponde a la demandada levantar” (Del dictamen de la Procuración General, al que remitió la Corte Suprema-. M. 1650. XLI; RHE. Mantecón Valdés, Julio c/Estado Nacional – Poder Judicial de la Nación – Corte Suprema de Justicia de la Nación – resol. 13/IX/04 (concurso biblioteca ) 12/08/2008. T. 331, P. 1715

PARTIDOS POLÍTICOS.PERSONERÍA. ACTOS DISCRIMINATORIOS. IGUALDAD. CONSTITUCIÓN NACIONAL.

“No cabe otorgar personería jurídica-política a una agrupación cuyas manifestaciones y actividades actos concretos de discriminación, pues la debida coherencia interpretativa de las normas constitucionales impide la admisión ilimitada de un derecho, de carácter antisocial, dado que su razón teleológica es la armonía de las esferas de acción de las primeras, en cuya realización se concentra el mayor beneficio de la comunidad y de sus individuos , por lo que un programa político que prevea la discriminación por sexo, raza y origen resulta ser paradigmáticamente antisocial, carácter que no se aligera ni disimula bajo el enmascaramiento de constituir una institución arraigada en la Carta que tutela los derechos fundamentales” (P. 1469. XLI; REX. Partido Nuevo Triunfo s/reconocimiento -Distrito Capital Federal. 17/03/2009.T. 332, P. 433)

CONSTITUCION NACIONAL: Derechos y garantías. No discriminación.

La existencia de un único Colegio Nacional, el Monserrat, dependiente de la Universidad Nacional de Córdoba, que escolarizaba exclusivamente a alumnos varones, sin que exista otro bachillerato de calidad similar dedicado a alumnas mujeres, resulta violatoria del art. 10, incs. a) y b) de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y de las demás normas antidiscriminatorias (G 653 XXXIII;
González de Delgado, Cristina y otros c/ Universidad Nacional de Córdoba, 19/09/2000, T. 323, P. 2659).

2.- En cuanto a la violencia contra las mujeres, cabe destacar el concepto contenido en la “Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales” (26.485/09), actualmente vigente enla Argentina:

Art. 4.- Definición. Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes.

Se considera violencia indirecta, a los efectos de la presente ley, toda conducta, acción u omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón.