Imposible Equilibrio GIARDINELLI, Mempo


GIARDINELLI, Mempo. Imposible Equilibrio - 1a. ed - Buenos Aires : Seix Barral-Planeta, 1998.
233 p.
ISBN 950-731-208-0

Indización Juridica

DERECHO AMBIENTAL > CONTAMINACION AMBIENTAL / IMPACTO AMBIENTAL.

Vinculación:

Novela de aventuras que deviene policial, en la que el disparador de la trama es el deterioro ambiental sufrido por los ríos chaqueños, la extravagante decisión tomada por las autoridades públicas para poner fin a dicha situación,  y la delirante actitud tomada por los protagonistas al concretarse la decisión oficial.

Citas textuales:

  • “…El Chaco hacía ya muchos años que venía sufriendo excesivas lluvias y las inundaciones eran crónicas. Vastas selvas taladas insensatamente, en veinte años se habían convertido en desiertos –de millones de hectáreas- mientras que las zonas más húmedas y fértiles eran ahora inmensurables espejos de aguas podridas, lagunas y bañados, esteros y charcos. En todas esas manchas sobreabundaban carrizales y camalotes: por miles de kilómetros cuadrados cubrían ríos y lagunas, provocaban la pérdida de oxígeno de las aguas, pudrían los troncos de los árboles y, lo que era peor, formaban tejidos gigantescos e indestructibles que empujaban y rompían diques y defensas. Los ríos chaqueños casi no respiraban por la proliferación desmesurada de yuyos, juncos y camalotales que impedían la navegación, el riego y hasta la potabilidad. Y hasta comenzaban a dificultar la navegación por el mismísmo Paraná, pues en las desembocaduras de los afluentes se formaban islas flotantes cada vez más sólidas. Aunque nunca la fauna chaqueña había sido cordial, últimamente en esas formaciones pululaba todo tipo de bichos peligrosos: víboras, arañas, yacarés, palometas y demás alimañas acuáticas, además de nutrias y carpinchos, jejenes y mosquitos…” (p. 13/14).
  •  “…había llegado a la conclusión de que para contrarrestar el avance de la vegetación acuática chaqueña no había nada mejor que importar hipopótamos…” (p. 14).

Interrogantes

  • ¿Qué autoridades se encuentran legitimadas para tomar decisiones que afectan el uso y disposición sobre los ríos (autoridades locales, provinciales, nacionales o incluso, internacionales)?
  •  ¿Cuáles son los principios fundamentales que rigen el Derecho Ambiental? ¿Qué criterios resultan aplicables cuando existe colisión entre tales principios?
  •  ¿Qué diferencias sustanciales pueden encontrarse entre los tradicionales daños causados a las personas y a los bienes, y el llamado “daño ambiental”?

Comentarios

Introducción

A partir de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Medio Ambiente, celebrada en Estocolmo en el año 1972, se incrementó la conciencia mundial acerca de las responsabilidades gubernamentales, sociales e individuales referidas a la preservación y el progreso de la calidad ambiental, para las generaciones presentes y futuras. La conferencia reconoció, formalmente, la existencia de un derecho humano a un ambiente adecuado para vivir con dignidad y bienestar, y el consecuente deber de protegerlo y mejorarlo.

Así, la preocupación por la preservación del medio ambiente de las agresiones y los deterioros que la persona humana, por sí y asociada con otras, desataba sobre la naturaleza y sus recursos puso de relieve un dilema contemporáneo de envergadura. En efecto, a la necesidad de generar desarrollo económico para satisfacer las necesidades crecientes de los grupos humanos siguió, primero la preocupación y, luego, la alarma por los efectos nocivos que algunas formas de desarrollo producían sobre la naturaleza.

Es así como el art. 41 de la Constitución Argentina, en su redacción de 1994, dispuso:

Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales. Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales. Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos”.

El concepto de ambiente se encuentra evolucionando y genera aún un alto grado de confusión. Para una tendencia restrictiva, incluye sólo los recursos naturales tales como el agua, el suelo, la flora, la fauna, etc. En una postura un poco más amplia, se incluyen los bienes culturales, como el patrimonio histórico. Y según otra visión más extensa comprende, asimismo, la problemática de política social, como la pobreza, la vivienda y la calidad de vida en general. Finalmente, algunos expertos entienden que el concepto lleva implícita la “calidad de vida”, como comprensiva del conjunto de cosas y circunstancias que rodean y condicionan la vida del hombre.

Principios aplicables (conf. Ley General de Ambiente 25.675)

1.- Principio de congruencia

…La legislación provincial, municipal referida al ambiente deberá ser adecuada a los principios y normas fijadas en la presente ley; en caso de que así no fuere, ésta prevalecerá sobre todo otra norma que se le oponga.

2.- Principio de prevención

…Las causas y las fuentes de los problemas ambientales se atenderán en forma prioritaria e integrada, tratando de prevenir los efectos negativos que sobre el ambiente se puedan producir.

3.- Principio precautorio

…La ausencia de información o certeza científica no será motivo para la inacción frente a un peligro de daño grave o irreversible en el ambiente, en la salud o en la seguridad pública.

4.- Principio de equidad intergeneracional

…Los responsables de la protección ambiental deberán velar por el uso y goce apropiado del ambiente por parte de las generaciones presentes y futuras.

5.- Principio de progresividad

…Los objetivos ambientales deberán ser programados en forma gradual, a través de metas interinas y finales, proyectadas en un cronograma temporal que facilite la adecuación correspondiente a las actividades relacionadas con esos objetos.

6.- Principio de responsabilidad

…El generador de efectos degradantes del ambiente, actuales o futuros, es responsable por los costos de las acciones preventivas y correctivas de recomposición, sin prejuicio de la vigencia de los sistemas de responsabilidad ambiental que correspondan.

7.- Principio de subsidiariedad

…El Estado nacional, a través de las instancias de la administración pública, tiene la obligación de colaborar y, de ser necesario, participar en forma complementaria en el accionar de los particulares en la preservación y protección ambientales.

8.- Principio de sustentabilidad

…El aprovechamiento sustentable de los recursos naturales y la preservación del patrimonio natural y cultural son condicionantes necesarios del desarrollo económico y social. La gestión sustentable del ambiente deberá garantizar la utilización de los recursos naturales para las generaciones presentes y futuras.

9.- Principio de solidaridad

…La Nación y los Estados provinciales serán responsables de la prevención y mitigación de los efectos ambientales transfronterizos adversos a su propio accionar, así como de la minimización de los riesgos ambientales sobre los sistemas ecológicos compartidos.

10.- Principio de cooperación

…Los recursos naturales y los sistemas ecológicos compartidos serán utilizados en forma equitativa y racional. El tratamiento y mitigación de las emergencias ambientales de efectos transfronterizos serán desarrollados en forma conjunta.

11.- Principio de integración

Los distintos niveles de gobierno integrarán en todas sus decisiones y actividades previsiones de carácter ambiental, tendientes a asegurar el cumplimiento de los principios enunciados en la presente ley.

 

Resulta de interés la lectura de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia, sobre el conflicto habido entre la Argentina y Uruguay, por las industrias papeleras instaladas a la vera del Río Uruguay (ver http://www.icj-cij.org/docket/files/135/15877.pdf y http://www.ambiente.gov.ar/archivos/web/CPyD/file/sentencia_2010%20%282%29.pdf, “Affaire relative à des usines de pâte á papier sur le fleuve Uruguay -Argentine c. Uruguay-“, sentencia del 20/4/10).