Casa de Verano con piscina KOCH, Herman


KOCH, Herman. Casa de Verano con piscina - Barcelona : Salamandra, 2012.
ISBN 978-84-9838-455-0

Indización Juridica

DERECHO CIVIL > RESPONSABILIDAD PROFESIONAL/ DERECHOS DEL PACIENTE
DERECHO PENAL > HOMICIDIO

Vinculación:

Novela que plantea las actitudes de un médico de cabecera quien realiza una serie de actos que perjudican a su paciente, violando sus deberes profesionales

Citas textuales:

  • ¨Soy médico de cabecera. Paso visita desde las ocho y media de la mañana hasta la una de la tarde. Me tomo mi tiempo: veinte minutos por paciente. Esos veinte minutos son mi reclamo. ¨¿ Qué médico de cabecera te atiende durante veinte minutos, hoy en día?¨, comentan los pacientes y se lo cuentan unos a otros. ¨No se llena demasiado la agenda, quiere dedicar el tiempo necesario a cada caso¨. Tengo lista de espera. Si algún paciente se muere o se va a vivir a otro sitio, me basta con hacer una llamada y ya hay otros cinco que quieren ocupar su lugar.”
  • “Los pacientes confunden tiempo con atención. Creen que les presto más atención que otros médicos de cabecera, pero lo único que hago es dedicarles más tiempo. En un minuto ya he visto lo que necesito saber; los diecinueve restantes, los lleno con atención. Con la ilusión de atención, debería decir. Les hago preguntas generales “¿Qué tal su hijo/hija? ¿Ya duerme mejor? ¿No come demasiado/demasiado poco?”…Escucho sus quejas…” (p. 9 – 11)
  • “Ya ha pasado un año y medio desde que Ralph Meier apareció de repente en mi consulta…Que si podía atenderlo entre visita y visita…Era solo una cosita de nada, me dijo. Una vez dentro fue directo al grano. Que si era cierto lo que le habían comentado Fulano y Mengano, que yo era bastante liberal a la hora de recetar…En ese momento miró temeroso alrededor, como si pensara que alguien podía estar escuchándonos. Fulano y Mengano eran parientes habituales míos. Al final se lo contaban entre ellos, y así es como Ralph Meier había acabado acudiendo a mí.
    -Depende –dije-. Tendré que hacerle un par de preguntas sobre su estado de salud, para que no tengamos ninguna sorpresa más adelante.
    -¿Y luego? –insistió-. Si todo está bien, ¿estaría dispuesto a…..?
    -Sí- respondí, asintiendo con la cabeza- , podemos arreglarlo.
    Ha pasado un año y medio desde aquel día, y ahora Ralph Meier está muerto. Y mañana por la mañana tengo que comparecer ante el Tribunal Disciplinario del Colegio de Médicos. No porque en aquel momento hiciera lo que Ralph me pedía, sino por otra cosa ocurrida seis meses más tarde: algo que podríamos llamar un ¨error médico¨.
    El Tribunal Disciplinario no me quita el sueño; en el ambiente médico nos conocemos todos, muchas veces hasta resulta que hemos estudiado juntos. Esto no es Estados Unidos, donde un abogado puede arruinar a un médico por haberse equivocado en un diagnóstico. En este país tendrías que pasarte mucho de la raya, y ni por esas. Una amonestación, una suspensión de un par de meses, a lo sumo.
    Solo tendré que esforzarme en conseguir que los miembros del Tribunal sigan considerándolo un error médico…” (p. 15)

Interrogantes:

  • ¿Los hechos descriptos en la novela, darían lugar a la figura de homicidio simple u homicidio culposo?

A ese respecto deberá tenerse en cuenta que el profesional médico, omitió la realización de un estudio (biopsia), privando al paciente de la realización de un tratamiento que podría salvar su vida, o al menos prolongarla o aliviar sus padecimientos.

En derecho civil, en materia de responsabilidad médica, pueden plantearse los siguientes interrogantes

  • ¿La utilización de una técnica eficaz para el corte de tejidos a biopsar, es una obligación de medios o de resultado?
  • ¿Considera que el sistema de atención médica utilizando médico de cabecera, persigue una mayor eficiencia en la atención? ; ¿o que se brinda una atención médica más personalizada?
  • ¿En el derecho argentino, como un rubro de los daños, es resarcible la chance de prolongación de la vida?

Comentarios:

Es interesante destacar que el autor critica el sistema médico existente en su país (Holanda) pese a ser considerado uno de los más eficientes de Europa.

La crítica esta dirigida a la calidad privada del sistema médico, y la finalidad económica perseguida por las empresas, sugiriendo que lo importante del sistema es reducir los costos de salud, dificultando la derivación a internaciones y/o a tratamientos más costosos.

En Holanda, el Estado es el regulador de la Salud y los proveedores de ellas son las empresas privadas. Todos los ciudadanos están obligados a contratar un seguro médico con compañías holandesas que funcionan en el mercado y compiten entre ellas.

Las empresas tienen prohibido rechazar a los pacientes en función de su edad o historial clínico.

El seguro básico cubre asistencia médica primaria, incluyendo el servicio médico de cabecera, hospitales, especialistas y obstetras. El seguro es abonado entre el Gobierno, (mínima parte), las empresas (por sus empleados) y los propios asegurados.

El afiliado elige al médico de cabecera determinado por el Plan de Salud al que está incorporado, los que actúan como puerta de entrada al sistema, brindando la atención primaria.

Los médicos de cabecera son contratados para dar servicios a una población determinada y se les paga una cápita mensual.

Específicamente en el tema de la responsabilidad médica, la obra nos enfrente con un caso de claro corporativismo médico en los temas de mala praxis, y la dificultad de los pacientes de encontrar la prueba cuando se trata de errores de diagnóstico.