La mujer justa MARAI, Sandor


MARAI, Sandor. La mujer justa - 1a ed - Buenos Aires : Salamandra, 2012.
ISBN 978 - 84 - 7888 - 937 - 2

Indización Juridica

DERECHO PROCESAL >MÉTODOS ALTERNATIVOS DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS > MEDIACIÓN
DERECHO CIVIL > DIVORCIO

Vinculación:

Es una novela, compuesta de tres diferentes visiones de la relación, correspondientes a los tres personajes. Una tarde, en una elegante cafetería de Budapest, una mujer relata a su amiga cómo un día, a raíz de un banal incidente, descubrió que su marido estaba entregado en cuerpo y alma a un amor secreto que lo consumía, y luego su vano intento por reconquistarlo, de acuerdo a su percepción.
En la misma ciudad, una noche, el hombre el que fue su marido confiesa a un amigo cómo dejó a su esposa por la mujer que deseaba desde años atrás, para después de casarse con ella perderla para siempre, según su mirada.
En una pensión romana, una mujer cuenta a su amante cómo ella, de origen humilde, se había casado con un hombre rico, por resentimiento y venganza.

Citas textuales:

 Primer personaje

  • “Debes saber que en aquel ambiente, es decir, en el gran mundo de la alta sociedad y la buena vida yo nunca me sentí a gusto. Mi marido me introdujo en él, pero yo siempre sufría cierto miedo escénico, me movía entre la gente con tanto cuidado como en el carrusel del parque Városliget… no había un momento que no tuviese miedo de resbalar y caerme.” (p. 70)

Segundo personaje

  • “ Es un papel muy duro, el de burgués. Quizá no exista nadie que pague un precio tan alto por su cultura como el burgués. Y como ocurre con todos los papeles realmente heroicos, hay que pagar el precio completo, y en el precio consiste en el valor, el valor ser feliz.” (p. 148)

Tercer personaje

  • “ Tampoco éramos muy normales nosotros, que les lavábamos la espalda, les preparábamos la comida… el criado, la cocinera, el chófer y yo…éramos el servicio, así que fuimos los primeros en contagiarnos la locura…Imitábamos sus modales para reírnos de ellos, pero cada vez lo hacíamos más en serio…en el fondo los admirábamos y tratábamos de vivir, vestirnos y comportarnos igual que ellos.” (p. 285)

Primer personaje

  • “Mi marido seguía allí, en la puerta del comedor, entre el tumulto de gente que dejaba la mesa y nos seguía con su corta vista, . Parecía tan triste tan perdido, había tanta desesperación en su mirada que tuve que detenerme y mirar atrás, creí que se me partía el corazón. Puede que nunca lo haya amado tanto como en aquel momento. “(p. 73)

Segundo personaje

  • “Todas las mujeres son un poco brujas cuando están enamoradas. Quería que yo llevase siempre conmigo algo que hasta entonces había estado en contacto con su cuerpo. Quería atarme a ella, dejar un mensaje … Y al saber que aquella mujer que vivía a pocas manzanas de mi casa llevaba diez años esperándome sentí, además de disgusto, una extraña serenidad” (p. 216)

Tercer personaje

  • “Mi marido sabía sonreír muy bien. A mí me daba a veces tanta envidia que me entraban ganas de matarlo por saber sonreír. Parecía que había aprendido en algún sitio.. en alguna universidad secreta donde estudiaran los ricos y donde la sonrisa fuese una de las asignaturas. Sonreía incluso cuando lo engañaban. A veces yo lo ponía a prueba. Lo engañaba y luego me quedaba observándolo… Y en la cama también, lo engañaba y luego lo observaba.” (p. 322)


Interrogantes:

  • Como la percepción propia y del otro, respecto de la vida, de su relación?
  • Que intervenciones realizaríamos como mediadores, para que cada personaje pudiere comprender la visión del otro?
  • Cual es el impacto, que observan puede causar de la intervención de un tercero, en la historia construida por cada personaje? 


Comentario:

Por María Evangelina Trebolle.
Profesora de Métodos de Resolución de Conflictos, UNLam, UNPaz.
Mediadora en el  Centro de formación profesional de UBA

En cada intervención que se realiza en el campo de la resolución de conflictos, ya sea en una mediación, en una facilitación, u otro de los métodos, donde un tercero neutral, invade el campo de percepciones personales de cada uno de los involucrados, en el cual ellos han construido su propio conflicto, que hoy las enfrenta en posiciones antagónicas, empezamos a advertir la posibilidad de ir generando un relato común que permita visualizar la situación en modo más global.

Esas intervenciones, realizadas por el tercero neutral, acompañando a las partes a ampliar ese campo de percepciones puede modificar la visión del mismo, de modo compartido, ello les brindará la oportunidad de una mirada diferente, para generar un acuerdo o no, pero ya nada será como al principio y ese cambio, es lo que aporta el proceso de resolución, el enriquecimiento y ampliación de la óptica que cada uno tenía al comienzo, permitiendo variar las posibilidades de encontrar otras formas de acuerdo u otras de abordar esa situación, saliendo de sus posiciones originales.